Volver a los detalles del artículo La viruela de mono. ¿Una zoonosis emergente?