Cuadro 1. Resistencia general de urobacterias a los antibióticos en el estudio
Antibiótico n (%) Antibiótico n (%)
Trimetoprim sulfametoxazol 302 (50,2) Tetraciclina 80 (13,3) Ciprofloxacina 230 (38,2) Ácido nalidixico 65 (10,8) Levofloxacina 221(36,7) Meropenem 45 (7,5) Norfloxacina 220 (36,5) Moxifloxacina 43 (7,1) Amoxicilina+A. clavulánico 204 (33,9) Amoxicilina 41 (6,8) Cefixime 197 (32,7) Amikacina 40 (6,6) Cefuroxime 194 (32,2) Claritromicina 33 (5,5) Cefaclor 191 (31,7) Clindamicina 32 (5,3) Ofloxacino 178 (29,6) Ampicilina 28 (4,7) Ampicilina+sulbactam 163 (27,1) Oxacilina 20 (3,3) Ceftriaxona 152 (25,2) Penicilina 20 (3,3) Cefadroxilo 151 (25,1) Enoxacina 18 (3) Gentamicina 145 (24,1) Eritromicina 10 (1,7) Azitromicina 142 (23,6) Mupirocina 10 (1,7) Ceftazidime 125 (20,8) Piperacilina+tazobactam 9 (1,5) Kanamicina 121 (20,1) Cefoxitina 7 (1,2) Cefalexina 103 (17,1) Dicloxacilina 7 (1,2) Cefotaxime 101 (16,8) Cloranfenicol 6 (1) Fosfomicina 92 (15,3) Imipenem 4 (0,7) Aztreonam 91 (15,1) Doxiciclina 3 (0,5) Nitrofurantoina 90 (15) Cefoperazona 2 (0,3) Tobramicina 83 (13,8) Ampicilina+clavulanato 1 (0,2) Cefepime 82 (13,6) Cefalotina 1 (0,2)

El estudio se llevó a cabo conforme a las buenas prácticas clínicas, derivadas de la Conferencia Internacional de Armonización y la Declaración de Helsinki. Además, se cumplieron todas las leyes vigentes. Se contó con la aprobación del comité de ética institucional y de las autoridades locales, antes de iniciar el estudio.

Resultados

Datos descriptivos

Se recopilaron 602 resultados de cultivos, de los cuales 509 (84,6%) provenían de mujeres y 93 (15,4%) de hombres. Con respecto a la edad, 84 muestras (14%) pertenecían a individuos entre 0-10 años, 30 (5%) a casos entre 11-20 años, 260 (43%) entre 21-60 años y 205 de las muestras (34%) correspondían a personas de más de 61 años de edad. No se obtuvo datos de edad en 23 muestras (4%) en las que 18 eran mujeres y 5, varones.

Datos generados

De las 602 muestras positivas para bacterias en el urocultivo, se aisló Escherichia coli en un 70,4%, Enterobacter spp. en el 7,8%, Klebsiella spp. en el 6,3%, Citrobacter spp. en el 6,1%, Proteus spp. en el 2,8%, Staphyloccocus spp. en el 2,7%, Pseudomonas aueruginosas en el 1,8%, Streptococcus spp. en el 1,2%, Hafnia alveii en el 0,3%, Morganella morgagni en el 0,2%, Serratia marcenscens en el 0,2% y Neisseria gonorrhoeae, en el 0,2% (Figura 2).

Se utilizó un total de 47 discos para determinar los perfiles de resistencia y sensibildidad en cada aislamiento bacteriano. Los antibióticos que tuvieron porcentajes altos en cuanto a la resistencia, fueron: trimetoprim sulfametoxazol (50%), seguido de tres quinolonas de tercera generación con porcentajes similares, ciprofloxacino (38,2%), levofloxacino (36,7%) y norfloxacino (36,5%), siendo el quinto antibiótico más resistente en este estudio la amoxicilina más ácido clavulánico (33,9%) (Cuadro 1).

Cuadro 2. Sensibilidad general de urobacterias a los antibióticos en el estudio
Antibiótico n (%) Antibiótico n (%)
Fosfomicina 415 (68,9) Azitromicina 122 (20,3) Amikacina 412 (68,4) Cefalexina 98 (16,3) Nitrofurantoina 376 (62,5) Cefadroxilo 76 (12,6) Gentamicina 364 (60,5) Kanamicina 71 (11,8) Ceftriaxona 307 (51) Ácido nalidixico 64 (10,6) Ciprofloxacina 273 (45,3) Moxifloxacina 50 (8,3) Cefixime 263 (43,7) Piperacilina+tazobactam 49 (8,1) Cefuroxime 258 (42,9) Cefoxitina 30 (5,0) Levofloxacina 256 (42,5) Tetraciclina 27 (4,5) Ceftazidime 232 (38,5) Cloranfenicol 21 (3,5) Cefepime 230 (38,2) Ampicilina 13 (2,2) Meropenem 222 (36,9) Enoxacina 13 (2,2) Norfloxacina 214 (35,5) Amoxicilina 12 (2) Ampicilina+sulbactam 207 (34,4) Vancomicina 11 (1,8) Cefotaxime 198 (32,9) Eritromicina 6 (1) Cefaclor 194 (32,2) Cefalotina 5 (0,8) Ofloxacino 189 (31,4) Dicloxacilina 3 (0,5) Trimetoprim sulfametoxazol 182 (30,2) Doxiciclina 2 (0,3) Amoxicilina+á. clavulanico 171 (28,4) Ampicilina+clavulanato 1 (0,2) Aztreonam 165 (27,4) Clindamicina 1 (0,2) Tobramicina 164 (27,2) Imipenem 1 (0,2)

Según los perfiles de sensibilidad, los antibióticos más eficaces fueron: fosfomicina (68,9%), amikacina (68,4%), nitrofurantoina (62,5%), gentamicina (60,5%) y ceftriaxona (50,1%) (Cuadro 2).

Hubo una franca diferencia entre el número de mujeres (n=509) y hombres (n=93), en el total de muestras estudiadas. Los perfiles de sensibilidad y resistencia antibiótica entre hombres y mujeres fueron similares a la sensibilidad general. Sin embargo, en hombres es mayor la resistencia a algunas cefalosporinas, no así en mujeres, donde se mantiene el mismo patrón que en la resistencia general (Cuadro 3).

Las edades de los pacientes fueron categorizadas en los siguientes rangos de 0-20 años (n=114), 21-60 años (n=260), mayores de 61 años (n=205). Los perfiles se mantuvieron de forma similar a lo reportado, sin embargo, en el grupo de entre los 0-20 años, se demostró que hay una sensibilidad del 48% a cefuroxima. Se debe resaltar que los porcentajes de resistencia fueron más altos en las personas del grupo mayor de 61 años (Cuadro 4).

Tomando en cuenta que la bacteria E. Coli fue la que más aislamientos presentó (n=424) y la que más se ha estudiado en la bibliografía, se analizó el patrón de resistencia en forma independiente. Se evidenció que esta bacteria, en los aislamientos analizados, tuvo un perfil de sensibilidad similar al perfil de sensibilidad general. Sin embargo, se encontró que la sensibilidad a ceftazidime fue de solo el 53,5% (Figura 3). También se observó que la E. Coli presentó una resistencia importante a TMP-SMX y cuatro quinolonas de tercera generación (Figura 4).

Los perfiles de las demás bacterias que se presentaron en este estudio con menor frecuencia de aislamiento, mostraron lo siguiente. Enterobacter spp se aisló en 47 muestras y presentó un perfil de sensibilidad similar al de todos los aislamientos; pero, se observó que los antibióticos a los que presentó mayor resistencia fueron amoxicilina más ácido clavulanico, cefaclor y

Sexo

Resistencia

Una de las limitaciones del estudio fue que los discos de sensibilidad no fueron los mismos en todos los laboratorios. No se obtuvieron las direcciones de los lugares de procedencia de los pacientes, que hubiesen brindado amplitud con respecto a qué zonas poseen mayor prevalencia de ciertas bacterias o resistencia antibiótica en el área metropolitana, para determinar la heterogeneidad de esta.

Fondos: el financiamiento del estudio fue propio de cada investigador participante, por lo cual se declara que no existe conflicto de intereses.

Agradecimientos: a los revisores de este artículo: Dra. Bárbara Bribiesca, Dra. Monique Baudrit y Dr. Daniel Bustos; a quienes brindaron resultados de los urocultivos; a los laboratorios Fiallos,